Infografías

Esta sección presenta una serie de infografías sobre artículos y publicaciones nutricionales.

Filter by nutrition topic

Hasta el 50% de los bebés prematuros padecen intolerancia alimentaria, lo que a su vez se asocia con una ingesta subóptima de nutrientes y una disminución de la tasa de crecimiento, entre otras consecuencias. Además, los bebés prematuros pueden tener una ingesta insuficiente de HMOs, que son conocidos por sus propiedades inmunológicas. La suplementación con HMOs respalda la alimentación enteral completa temprana y el crecimiento adecuado en los bebés prematuros, según lo indicado por un ensayo clínico controlado aleatorio.

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses y como parte de una dieta diversificada desde los 6 meses hasta los 2 años o más.

Los oligosacáridos de la leche humana (HMO) son el tercer componente sólido más abundante de la leche humana. Establecen una microbiota intestinal protectora, promoviendo el crecimiento de bacterias beneficiosas e inhiben el crecimiento de patógenos, reduciendo su adhesión.

Los prematuros tienen unas características fisiológicas y unas necesidades nutricionales únicas, por ello la leche materna se convierte en la nutrición preferida para ellos. Sin embargo, por sí sola no puede cubrir completamente sus necesidades y es necesario fortificarla para apoyar su crecimiento y desarrollo.

La regurgitación es un síntoma común en los lactantes. Aunque se considera una afección autolimitada y benigna, puede representar un inconveniente considerable para los padres. Registrar todos los síntomas, seguir las técnicas de alimentación y controlar los volúmenes ingeridos son extremadamente importantes para prevenir y gestionar la regurgitación.